Average Average
Not Rated 1 Star Rating 2 Star Rating 3 Star Rating 4 Star Rating 5 Star Rating

Publicado 18/02/14 a las 9:55 por admin.blog

3.799 visita(s) desde 18/02/14

Disfraces a con-ciencia


Cuenta la “leyenda” científica, por todos conocida, que a Arquímedes de Siracusa la inspiración para resolver el enigma de la corona de Herón -y de paso enunciar el principio arquimediano- le llegó en la bañera propiciando el más famoso –y nudista- Eureka de la historia. De igual manera que a Newton le vino mientras echaba una cabezadita –aunque muchos aseguran que meditaba o estaba leyendo, como si no fuese digno de los genios dormir una siesta- bajo un traicionero manzano. A Galileo la inspiración le alcanzó por una vía más “mística”, observando el obstinado y regular movimiento de una lámpara de aceite que colgaba del techo en la catedral de Pisa, lo que le llevó a descubrir el principio del péndulo. Menos conocido es el hecho de que al químico alemán Kekulé, la inspiración para descubrir la estructura cíclica de la molécula de benceno le sobrevino soñando con serpientes –lo que lo vincula con Luis Eduardo Aute y, sobre todo, ahonda en las virtudes del sueño-, en concreto con un ofidio que se mordía la cola.

En mi caso, como soy padre y me congratulo de ejercer como tal, la inspiración –para una idea mucho más modesta, por descontado- me llegó mientras veía con mi hija un episodio de la divertídísima y muy recomendable serie de dibujos animados “Los pingüinos de Madagascar” que relata las peripecias de un cuarteto de estas peculiares aves que viven en el zoo de Central Park. En el episodio en cuestión, Kowalski, a la sazón el genio científico del equipo, se disfraza de átomo de magnesio –aunque, todo hay que decirlo, el disfraz no es muy científicamente correcto pues se echan de menos unos cuantos protones, neutrones y electrones; así que casi será mejor dejarlo en que se disfraza de átomo-.

Y ahí saltó la chispa. No la del magnesio, a pesar de que cuando este se presenta pulverizado es muy inflamable y arde en contacto con el aire generando una llama muy intensa, tanto que se utiliza para la fabricación de fuegos artificiales.

A lo que iba, que se me encendió la bombilla: aprovechando unas fechas y una celebración tan arraigada con es la del Carnaval, ¿por qué no convocar a todo aquel que se anime a personarse en el MUNCYT luciendo sus mejores galas, en este caso entendidas como disfraces de elaboración propia inspirados en la ciencia y la tecnología? Todos aquellos que desde el sábado 1 hasta el domingo 9 de marzo se personen –y quieran- podrán llevarse de recuerdo una fotografía en compañía de Pepe Xán y Marilú, los robots del Museo. Y ese no es el único obsequio que se podrán llevar… Y si todavía no te ha llegado la inspiración, toma nota de estas sugerencias: puedes venir disfrazado de científico histórico (Si es de Arquímedes no te olvides la bañera); de aparato, máquina o herramienta (cafetera, probeta, termómetro ..): o de "concepto": átomo, ión, neurona, planeta, ...

M.B.

Comments Comments
No comments have been added.

Volver al blog

Etiquetado como
    No tags available.

Muncyt en la redes sociales

Su navegador no soporta, o no esta configurado para mostrar inline frames, si desea visualizar el contenido debe acceder a Facebook
Su navegador no soporta, o no esta configurado para mostrar inline frames, si desea visualizar el contenido debe acceder a Flickr
Su navegador no soporta, o no esta configurado para mostrar inline frames, si desea visualizar el contenido debe acceder a Pinterest
Su navegador no soporta, o no esta configurado para mostrar inline frames, si desea visualizar el contenido debe acceder a Instagram
Su navegador no soporta, o no esta configurado para mostrar inline frames, si desea visualizar el contenido debe acceder a Youtube
© 2019 Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades